Mostrando las entradas para la consulta Derechos reservados © Claudio Lahaba ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta Derechos reservados © Claudio Lahaba ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

domingo, 28 de septiembre de 2014

CUERPO DE LA ESPUMA


























Cuerpo de la espuma/
que le devuelve al mar los ojos ciegos/
en desafiante anhelo
quiere la luz beber a sorbos lo que sin ser oscuridad ha muerto/
Cuerpo de la espuma/
hizo crecer un árbol en la apagada hoguera del condenado fuego/
su danza de agua en luz tatuada dibuja perfectos círculos negros/
Quiere beber de tu piel
los secos frutos del carnicero tiempo/
y esa voz que a gritos/ clama todo deseo/
Cuerpo del agua
quiere la luz en tu vientre crecer/
como crece el paralítico árbol/
sobre infértil suelo.



Derechos reservados © Claudio Lahaba
Ilustración: Cortesía de Verónica Roldán.
Todos los derechos reservados


martes, 27 de noviembre de 2012

DIALOGO FRENTE AL ESPEJO A ESPALDAS DE LA PRIMERA MENTIRA QUE NADIE DIJO. Claudio Lahaba

 
 
 
                                            "to be or not to be".
                                                             Shakespeare.

 
POLIEDRO:   Mostrado   no   de  nadie  ni  de todo. Primero
ser   sin   tener;   fregadero  esponjoso, lino   de   vidrio  y
pared   reciclada.    Cuarta dimensión,  asco con sed y veis
que extraña  mañana  agita  la jauría que el viento teje, los
hilos  del  ojo,  inodoro  abajo,  telaraña  y  bombilla,  fría
piedra alumbra sutil, caliente espuma.

 
SOMBRA:  Noche de por nacer quiebro; en  la  cúpula
Ángeles y murciélagos copulan. Es el ojo  eructado, es 
sangre del  ácido esplendor que vierto  y  a la  caída infringe.

POLIEDRO: Mirad atrás, mirad que limpias las manos del
bulto,   podredumbre  y   espaldar,   cabezas  succionadas,
la  pata descolorida del rectángulo.

SOMBRA: Herrumbre.

POLIEDRO: Juega a Dios, juega a cortar la cabeza contra
cara de terror y usura. Maloliente tarja y la suma antigua de
los vasos sagrados, creencia  del  vuelo en el fondo y arriba,
de  polvo  abajo lo inusitado, ceniza de árbol podado si
abiertas las puertas temen que el miedo y escarcha del pez
aparezcan.

SOMBRA:  Parimos lo oscuro, nada somos, parimos lo
oxidado  siempre vamos; a dónde volvéis,  a  dónde, que lo
oscuro gire alfarero en los campos desiertos  del  miedo.
Sembramos brazos, relojes y  las  casas  antiguas  también
sepultadas. Un giro  de  costado  respira el silencio; el agua
grita soldado el  agua  lenta empuja. A qué infundir una gota
de tiempo  la   memoria agujereada cayendo, y la época es
otra  los  Leones de aceite comienzan a hervir. En el fondo de
la  ciudad  un  hombre  como  un  perro  de  brazos
clamando: Qué somos, a dónde fuimos si el ir  jamás 
imaginamos.

POLIEDRO: Un castillo para adorarme no un templo he
construido;   en   las   calles   se   respira   la  transparencia,
es un pájaro barnizado de  luz  que  escupo y exijo, una
cadena que muevo desde lo  alto   donde estoy para que en la
altura mi rostro con  el  de  Dios  se confunda; una línea
azul,  un  parque  inundado de humo y parvedad, las plantas
de vinil y  el alumbrado de gamuza multicolor para alabar.
Qué oiré‚ qué dejaré de oír y escuchar.

SOMBRA:  Por este medio le comunico que hoy  es  un  día
especial y no teniendo más licencia sin  sueldo  acudo  al
llamado, acudo a la certeza  microscópica de estar alerta.

POLIEDRO:  Cuatro  caballos sin fuerzas  no  cuatro  jinetes
son  los  que  necesitamos,  que  halen  sin   aliento los
turrones de luz, que muevan los ríos  y  las selvas, oh, que a
patadas saquen el  Armagedón,  el filoso grumo, la esbelta
resonancia de las horas  en  cuya  membresía  esperamos.
Cuatro  gordos   y  hermosos alazanes o la bestia inmunda
en calidad de  préstamo.

SOMBRA:  Coronadme he sido y soy. Ego sum  qui  sum
rodando la manzana pensar en el suicidio es extraño  la
gloria conozco no engañe más mis ojos que  nada  ciegan
piden:

 

 

                            Trozo de lodo carnicero                 
                           semilla durazno y gondolar
                           la cúpula en ceguera ocular
                           para del mar ser el primero.

 

 
POLIEDRO:  Conozco  que  conociendo  caigo,  caídos hablar
dónde diré, áspid, estrella, yema de cal.

SOMBRA:  Una  sola quiero una  cara  lunar,  óvalo,  espacio
más dimensión quiero.

POLIEDRO: Tenéis lo soñado, sin con soñar infundes
apetecido y onírico empeño.

SOMBRA: Una oscura pradera tampoco me convida.

POLIEDRO:  Patria  puede ser humanidad,  la  bolsa
colgante podría ser; qué puede ser lo que sin haber  sido y no
siendo ya es.

SOMBRA: Let it be.
 
 




Derechos reservados ©  Claudio Lahaba.
Código de registro: 1210032453364
Safecreative.org
 
 



 

martes, 10 de septiembre de 2013

ARTE POÉTICA Y OTROS POEMAS







ARTE POÉTICA


                                           
Deja tus manos contra todo deseo
el inamovible giro de los cuerpos
en cuyo esplendor la pregunta ciega regresa
Deja tus tiempos carniceros 
para esa hambre de juntar  corazones
y el voraz comienzo del delirio eterno
Como los parques que no vuelven
va la mano del recuerdo atado a  tu sueño
y es enemigo de tu cuerpo la sombra
de quienes sin nombrarte te tienen
bajo el desello del inmenso cielo.

domingo, 24 de marzo de 2013

PRÓLOGO AL LIBRO DE CLAUDIO LAHABA DEL SILENCIO Y OTROS CORDEROS….



Por Eduardo Vladimir Fernández Fernández.


 











“Pero han clavado en los ojos las puertas
que conducen al sueño como nuevo advenimiento
han dicho a esta hora
cuánto durará el juicio final
la manada volando despaciosa
contra el acierto y otro cielo susurrado
si caer hasta posar el oficio
no está espera sino un silbido que prolongue
los ecos congelados de las trampas.”
(Del poema NOTICIAS DE LA ATLÁNTIDA
fragmento)

    
La poesía se mueve en el sincrético límite de la racionalidad y la sensibilidad, del contexto, el mundo subjetual (o subjetivo) del autor, su época y de las referencias intertextuales, los modus retóricos y un cierto espectro de convenciones literarias que le dan sentido al texto y que lo hacen multiconnotativo para el lector contemporáneo y ulterior.

         Ningún texto poético se libra de esos hilos invisibles entre la realidad extra-artística que lo impregna (política, social, epocal, etc.), la historia referencial del género y sus figuras retóricas, como del riquísimo mundo interno psicológico del autor.

sábado, 31 de octubre de 2015

BROKEN


























Para Heriberto Hernández Medina, in memoriam




Un trono que no puede ser luz y como agua se esparce 
la memoria un abismo donde se despeñan las voces
que regresan del miedo y el enemigo es la voz 
pregunta recién cortada en partes desiguales. 
Un trono efímero para los que no permanecen 
y se llenan de odio lejos de los anuncios 
muy cerca de la gente que escupe en los letreros.
Un trono como perro inválido que pasa 
y lame el vidrio donde se pudre su carne
donde palidece el vértigo del sueño 
como un carrusel que gira en medio de todos.
Un trono como una calle infinita 
que se extiende al cielo y un deseo de caer es la torre 
contra el viejo monumento. 
Un trono inhabitado para que nadie 
diga la noche fue estupenda comimos y bebimos buen vino
para que nadie ostente el porcentaje del miedo
y caigan en la cuenta del pánico
para que nadie regrese 
ya cuando los barcos se hundieron 
y seamos los verdaderos náufragos contando otra historia.
Un trono que no puede detener los invisibles diques del silencio
como vacío del alma y el amputado deseo enfermizo de extraviarse.
Un trono como péndulo de Foucault que se mueve misterioso 
y lleva consigo todo empeño donde se apuntala la tarde. 
Un trono para asistir al sermón de toda ausencia
y ser pánico es la cuarta dimensión donde se nace:
Congregación invisible como gran montaña del sueño
y esos árboles que florecer de muerte siempre quieren.
Un trono donde la voz en su caja metálica no llama 
alimenta su hora en desafiada magia la voz que no puede ser luz 
y de sombra enlutada se alza
contra mí que no he nacido y soy esperma de la sucia tierra:
Un trono finamente diseñado para aquellos que piensan ser eternos 
como luz que los ciega de saciedad en polvo se convierten.
Es la luz oblicua o curva
saliendo del pecho como una fuente de agua disecada.
El obstáculo del silencio para el temido cuerpo de la espuma 
en su mar de rojo velo
Y el alto murmullo del viento acariciando el ojo hiriente de la luz.
Un espejo sofocado que embellece.
Una casa en llamas como trono de sí misma para el fuego.



Derechos reservados © Claudio Lahaba
Del Libro LOS BREVES DIAS ETERNOS

domingo, 17 de mayo de 2015

ONÍRICA




















Mientras oscurece 
y cruzas desnuda al otro lado del espejo, 
al otro lado de las fantasías 
de tus temores y miedos 
y toda ilusión de conquista 
es vertedero de sueños... 
Pero tú estás tan cerca que la más leve caricia  
es como brutal estruendo, 
y solo es posible mirarte desde el doloroso sueño, 
y toda voz que te habla convierte 
en polvo el silencio. 
Cuerpo huérfano del agua, 
eso eres a mis pobres manos cansadas 
de atrapar el burlesco viento. 
El viento que solo te alcanza 
cuando cruzas como un espejismo, 
la puerta del inverosímil tiempo.
Mientras amanece 
y quiebro con mi sombra hambrienta 
el intocable espejo.



Derechos reservados @ Claudio Lahaba.

Mayo, 17, 2015. Elizabeth, NJ

domingo, 3 de mayo de 2015

PÉRDIDAS, DEL LIBRO POEMAS PARA NOMBRARTE



















Tú nunca sabrás realmente
cuánto has perdido,
no podrás tener la certeza
de lo que perdiendo
hubieras ganado.
Todo aquel que no se detiene
en el tiempo de las pérdidas
es alguien que sobre su propio
anhelo de conquista triunfa.
Todo aquel que renuncia
no poseer de nuevo lo perdido
su deseo sobre lo que no tiene
jamás ambiciona.
Tú nunca sabrás
cuánta agua puede derramarse
por entre las grietas
que dejarán siempre
al cerrarse tus manos.




Derechos reservados © Claudio Lahaba

viernes, 1 de mayo de 2015

EN LA PLAZA ANTIGUA DE LO QUE FUERA LA CIUDAD....



























A Yoel Mesa Falcón



En la Plaza antigua de lo que fuera la ciudad
donde mi cabeza es un vertedero
y las voces rojas sobre las paredes chorrean sangre
está alguien que no eres tú ni es otro.
Pero por un instante nuestras miradas son las mismas
entre tanta gente como entre tantos anuncios
entre el frío rejuego de ser lejana penitencia.
Un hombre con la cabeza que me pertenece.

jueves, 30 de abril de 2015

AGRADECIMIENTO PÓSTUMO


















Yo también al igual que tú fui ignorado,
los dos corrimos con la misma suerte, tú ya muerto,
yo desde el otro lado del puente cantando la canción del ahorcado.
Los dos corrimos con la misma suerte
que es semejante a los hundimientos,
y no hay conformidad de pacto ni glorias en torno
sólo un gran muro de cenizas,
donde recuestan la cabeza los sedientos,
una cruz pesada que apuntala el cielo.
Pasa un pájaro de plomo junto al fuego
y se eleva contra todo pronóstico contra toda caída.
Yo también como tú sufrí de esa extraña incomprensión
de quienes no quisieron oír las palabras del escriba,
las palabras de cal y azufre el bocadito de la tertulia
en la mesa ilustre, la sonrisa a medias y cada mirada
que a pedradas acribilla.

martes, 31 de marzo de 2015

QUIERE EL SUEÑO ALUCINADO













Quiere el sueño alucinado
caer en la noche ajena
donde la estatua de pena
besar tu frente ha deseado
y mientras más embrujado
el sueño de mis antojos
la estatua besa tus rojos
labios de estrella dormida
como bálsamo en la herida
que la luz hace en tus ojos.

lunes, 30 de marzo de 2015

ÓLEO SOBRE EL VIENTO.
























Iba cayendo en pedazos
y deshecho nuestro cielo
como un antiguo dibujo rasgado
así fue el sueño.
Tú posando desnuda
frente a un quebrado espejo.
Yo parado ante el abismo
invitante de tu cuerpo.



Derechos reservados © Claudio Lahaba


jueves, 2 de octubre de 2014

DEL TIEMPO, EL HAMBRE Y LAS PEQUEÑAS TRIBULACIONES






















¿Puede el hambre en su empeño
desterrando el lamento de tener sólo sus manos
agobiadas por los huesos que en la tarde la esgrimían
ser expansión de su enfermizo deseo?

¿Puede el pan iracundo de los días
dar de comer a toda sombra deshumana,
a todo canto de lúgubre artificio
en el cual las horas palurdas abren
para cada tumba su inmortal herida?

domingo, 28 de septiembre de 2014

EL PÁNICO DE LOS DÍAS




























He tenido miedo esta noche.
Siempre que llega la noche siento miedo
Y si  pudiera amarrar a mi alma
Un perro furioso para alejar todos los tedios
Todas las fobias y el temor de sentirme solo de nada serviría.
Tengo miedo de mí mismo.
Cuando me miro en el espejo
y veo todos los hombres que he sido:
El asesino de mis propios sueños
El moribundo de cada palabra
cuando fui condenado y no pude salvarme
con el mejor de mis versos.
Tengo miedo de lo que conozco
porque lo que ignoro de nada sirve
Y es mi desesperanza como el ala que le falta
Al pájaro enfermizo en pleno vuelo.



Derechos reservados © Claudio Lahaba
De su libro en preparación
LAMENTO Y REGRESO DEL GUERREO.

Imagen: Cortesía de Verónica Roldán



lunes, 22 de septiembre de 2014

ABISMOS






















Cuando me sueltas de tus manos/
caigo como deshumana sombra
por oscuros pasadizos/
que conducen a una dolorosa soledad
donde se desploman las altas torres del amor/
que un día sostuvieron
nuestros más hermosos sueños./




Derechos reservados © Claudio Lahaba​
Del libro inédito POEMAS PARA NOMBRARTE.