Mostrando entradas con la etiqueta RESEÑAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta RESEÑAS. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de diciembre de 2013

¿PARA QUÉ SIRVE LA NARRATIVA?



Por Ángel Velázquez Callejas.


Desde un punto de vista filosófico (no hay otra manera de concebir el concepto “narrativo” de la literatura), la narrativa se puede dividir en tres niveles: positivista, fenomenológico y religioso (místico). Lo que se denomina “género literario” conforma la positividad narrativa; el cuento, la novela, la épica, el mito, son conceptos que comprenden la estructura de la narrativa positivista en sí misma. Y esta “narrativa positivista” y sus géneros, la que mayor abunda en la literatura de todos los tiempos, se comprende como un desprendimiento sucedáneo del origen y evolución de las ciencias positivas.

Los niveles narrativos fenomenológicos –en este sentido la visión de Europa de Kafka es muy influyente en la minoría intelectual– se determinaron a partir de la idea husserleana de la “ciencia trascendental”, de la unificación del conocimiento a través de la fenomenología, en la determinación  oculta de los hechos.  El nivel “religioso” de la narrativa, de una narrativa por la Existencia, por lo que existe sin caer en una fenomenología, poco importa. Esta narrativa está en sus días de parto.

domingo, 29 de septiembre de 2013

EL ARCO Y LA LIRA



Por Octavio Paz


Las reflexiones de Octavio Paz sobre el fenómeno poético, su lugar en la historia y, singularmente, en nuestra época y en nuestra vida personal son en buena parte el testimonio que el poeta da acerca de una cuestión nunca dilucidada del todo. Al preguntarse ¿qué es la poesía?, Octavio Paz responde refiriendo la pregunta a otro ser, no menos enigmático: el poema. En la primera parte de este libro, el autor examina la naturaleza del poema y hace un análisis de sus componentes: lenguaje, ritmo e imagen. El estudio del poema lleva a Octavio Paz a inclinarse sobre un nuevo problema: ¿En qué consiste la creación poética, esto es, la creación de poemas? En la segunda parte de su libro, Paz examina las diferencias y semejanzas entre la experiencia poética y la religiosa, dedica un capítulo al espinoso problema de la "inspiración" y concluye afirmando que la experiencia poética es irreductible a cualquiera otra.

jueves, 29 de agosto de 2013

PARA CONTAR HISTORIAS



 Por Gabriel García Márquez



Empiezo por decirles que esto de los talleres se me ha convertido en un vicio. Yo lo único que he querido hacer en mi vida -y lo único que he hecho más o menos bien- es contar historias. Pero nunca imaginé que fuera tan divertido contarlas colectivamente. Les confieso que para mí la estirpe de los griots, de los cuenteros, de esos venerables ancianos que recitan apólogos y dudosas aventuras de Las mil y una noches en los zocos marroquíes, esa estirpe, es la única que no está condenada a cien años de soledad ni a sufrir la maldición de Babel. Era una lástima que nuestro esfuerzo quedara confinado a estas cuatro paredes, a los contados participantes de uno u otro taller. Bueno, les anuncio que muy pronto romperemos el cascarón. Nuestras reflexiones y discusiones, que hemos tenido el cuidado de grabar, se transcribirán y serán publicadas en libro, el primero de los cuales se titulará Cómo se cuenta un cuento. Muchos lectores podrán compartir entonces nuestras búsquedas y además nosotros mismos, gracias a la letra impresa, podremos seguir paso a paso el proceso creador con sus saltos repentinos o sus minúsculos avances y retrocesos. 

lunes, 26 de agosto de 2013

DIEZ MANDAMIENTOS PARA ESCRIBIR CON ESTILO





Por Friedrich Nietzsche


1.Lo que importa más es la vida: el estilo debe vivir.

2.El estilo debe ser apropiado a tu persona, en función de una persona determinada a la que quieres comunicar tu pensamiento.

3.Antes de tomar la pluma, hay que saber exactamente cómo se expresaría de viva voz lo que se tiene que decir. Escribir debe ser sólo una imitación.

miércoles, 21 de agosto de 2013

SOBRE LA TRAMA DE UNA NOVELA.



John Gardner

Sólo el escritor que ha llegado a comprender lo difícil que es contar una historia de excepcional calidad -sin manipulaciones fáciles, sin romper su continuidad, sin jactancia ni cohibición- está en condiciones de apreciar en su totalidad la "generosidad" de la ficción. 

martes, 20 de agosto de 2013

JUAN RULFO: EL DESAFÍO DE LA CREACIÓN



Por Juan Rulfo

Desgraciadamente yo no tuve quién me contara cuentos; en nuestro pueblo la gente es cerrada, sí, completamente, uno es un extranjero ahí. 

Están ellos platicando; se sientan en sus equipajes en las tardes a contarse historias y esas cosas; pero en cuanto uno llega, se quedan callados o empiezan a hablar del tiempo: "hoy parece que por ahí vienen las nubes..." En fin, yo no tuve esa fortuna de oír a los mayores contar historias: por ello me vi obligado a inventarlas y creo yo que, precisamente, uno de los principios de la creación literaria es la invención, la imaginación. Somos mentirosos; todo escritor que crea es un mentiroso, la literatura es mentira; pero de esa mentira sale una recreación de la realidad; recrear la realidad es, pues, uno de los principios fundamentales de la creación. 

domingo, 7 de abril de 2013

LA MUERTE DEL AUTOR: UNA MIRADA A LA TEORIA DE ROLAND BARTHES.







---- Por Roland Barthes


Balzac, en su novela Sarrasine, hablando de un castrado disfrazado de mujer, escribe lo siguiente: “Era la mujer, con sus miedos repentinos, sus caprichos irracionales, sus instintivas turbaciones, sus audacias sin causa, sus bravatas y su exquisita delicadeza de sentimientos”. ¿Quién está hablando así? ¿El héroe de la novela, interesado en ignorar al castrado que se esconde bajo la mujer? ¿El individuo Balzac, al que la experiencia personal ha provisto de una filosofía sobre la mujer? ¿El autor Balzac, haciendo profesión de ciertas ideas literarias sobre la feminidad? ¿La sabiduría universal? ¿La psicología romántica? Nunca jamás será posible averiguarlo, por la sencilla razón de que la escritura es la destrucción de toda voz, de todo origen. La escritura es ese lugar neutro, compuesto, oblicuo, al que van a parar nuestro sujeto, el blanco-y-negro en donde acaba por perderse toda identidad, comenzando por la propia identidad del cuerpo que escribe.

domingo, 24 de marzo de 2013

PRÓLOGO AL LIBRO DE CLAUDIO LAHABA DEL SILENCIO Y OTROS CORDEROS….



Por Eduardo Vladimir Fernández Fernández.


 











“Pero han clavado en los ojos las puertas
que conducen al sueño como nuevo advenimiento
han dicho a esta hora
cuánto durará el juicio final
la manada volando despaciosa
contra el acierto y otro cielo susurrado
si caer hasta posar el oficio
no está espera sino un silbido que prolongue
los ecos congelados de las trampas.”
(Del poema NOTICIAS DE LA ATLÁNTIDA
fragmento)

    
La poesía se mueve en el sincrético límite de la racionalidad y la sensibilidad, del contexto, el mundo subjetual (o subjetivo) del autor, su época y de las referencias intertextuales, los modus retóricos y un cierto espectro de convenciones literarias que le dan sentido al texto y que lo hacen multiconnotativo para el lector contemporáneo y ulterior.

         Ningún texto poético se libra de esos hilos invisibles entre la realidad extra-artística que lo impregna (política, social, epocal, etc.), la historia referencial del género y sus figuras retóricas, como del riquísimo mundo interno psicológico del autor.

viernes, 23 de noviembre de 2012

PORQUE LEER EL ULISES DE JOYCE.




Muchos fracasan antes del intento. Un mito dentro de la literatura, terminó siendo un libro aterrador, enorme en su tamaño y su ambición. Sin embargo brillante. Libro que, apenas publicado se convirtió en un clásico, y James Joyce, por su parte, elevado a la categoría de genio. Y no deja de ser una paradoja que se demorara 24 años en escribir un día (16 de junio de 1904) Y que, muchos reconocen no haber leído entero, entre ellos Jorge Luís Borges, eximio ratón de biblioteca.
Y es que las dificultades del Ulises son enormes. Aunque sobran manuales, análisis y recomendaciones antes de emprender la lectura, sigue siendo un enorme reto a la inteligencia, pero por sobre todo a la paciencia. Pocos lo terminan, menos son los que creen comprenderlo. Porque a veces, el Ulises y sus personajes no dejan de parecer una enciclopedia. Acaso una terrible variación de “Funes el memorioso”.