lunes, 22 de febrero de 2016

ROBERTO ROCHIN SUÁREZ, POEMAS



RELOJES BLANDOS



Quebradizo el paisaje
De un espectro ya perdido,
Y grises los colores del cinabrio,
Que le canta.

Su tiempo es agua
Y su soledad aire.

Sus montañas gritan,
El sediento espacio,
Como los huesos que lloran
En medio de un desierto.

No es difícil,
Encontrar las ramas secas,
Arriba de un trapecio ambivalente,
O tableros parlantes
Confundirse con el viento.

No es difícil,
Encontrar...
"RELOJES BLANDOS"
escurrirse en sus trémulos instantes.

Ni difícil
Encontrar...
Pintadas, pestañas en ojos desbordados.

O,
Manecillas infinitas,
Que lleguen,
al cielo del placer.

Solo la roca,
(Extrañamente)
Perdida entre la arena,
Es la fantasmagórica presencia
De un alarde de misterio,
De un DALÌANO desierto milenario.








CAPITULO 47


Hay que acostumbrarse a grabar,
Periódicamente...
La voz de la conciencia.
Nos servirá,
Para difuminar las estrías (verdes) de los pecados.

Para romper en pedacitos,
Los celos infundados,
Y para limar
Los bordes oscuros y metálicos
De la concupiscencia.

Nos servirá
Para pensar en voz alta,
De las cosas del amor y...la hipocresía.

Hay que acostumbrarse a grabar,
Periódicamente...
La voz de la conciencia.
Poner el volumen,
 A niveles de estrambóticas presencias,
En el stereo maniatado de azul reverberancia,
Para escucharla alto,
Eso es lo correcto.

Nos ayudará también,
Para:
Limitar de ajo y de cebollas,
Las cocinadas,
          MALAS IDEAS.
A limitar el paupérrimo y perverso deseo,
De MATAR MOSCAS,
por sport.
O,
Para limitar el desprecio,
Por los que,
Les hieden las axilas!...








YANG SE


El único triunfo de la red que atrapa, (como un niño mariposas), a mis sueños,
Es,
el seguro lucro manifiesto,
De convertir las palabras en poemas.

Extenuante euforia,
Cincelada,
 a golpe de martillo,
Cámbrico nudo de inescrutables pensamientos.

Poemas desnudos, delicados eufemismos.
Huérfanos y arrugados, ASES bajo la manga,
Crípticos,
y/o despampanantes sortilegios,
Como:
Realidades elegantes con bombín.
Quizá, también como:
engarzar,
El aura diluviana de los versos,
En  la fuente mágica
De los prodigiosos equilibrios del amor.
O,
Como el encanto pequeño de darle palmaditas
En la espalda,
Al que llora,
Por sus propios recuerdos agonizantes.

Así, de simple...
Caminan las palabras,
Equilibristas sin miedo en una cuerda distendida,
Ya sea que:
Entre dos escarpados riscos,
De vocablos aliterantes,
O
entre los aromas de la vida y de la muerte,
Escritos "a priori"
O  "a posteriori" del Cinabrico verso.

El truco consiste en que;
Por un breve instante,
Muerdas suavemente
Tu dedo pulgar,
Fijes la mirada en las estampas de la nada,
Y estés presto a escuchar,
Lo que,
YANG SE te dicte al oído...






SIGLO XX


Libres con toda su memoria,
Y el estruendo de la acción,
Con las miradas,
de su paciente espera,
Brillan, brillan, brillan!

Divididos por el tiempo,
Y el silencio,
Han dibujado en sus rostros el AMOR.

Atemporales, acústicos, ascéticos, axiomáticos,
No conocen de la ausencia,
Ni del grito amarrado al silencio,
Ni de la piel sembrada de olvidos,
Ni mucho menos...
Del ceremonial insoluto del desprecio.

No saben olvidar...
 No quieren espacios en blanco,
En la inmensidad de sus lejanas historias.

Por ello y por mucho más,
Siembran recuerdos,
Y deseos,
En las nubes del crepúsculo de su paciencia.
Y también...
En las naderías de la vida.

Libres con toda su memoria,
Y el eco satinado de sus hechos,
Avivan,
Sus labios peleoneros,
Sus manos de "raspahielos" se agitan compulsas,
En el interludio de una locura.

Su alucinada y capoteada memoria,
Ya no rueda,
Ya no gira, ya no circula,
En los caminos del olvido...
Son dos
Libres de toda Alienación.
Pero aferrados a ese antiguo amor
Del siglo XX.








MÁGICA


Nacida del espejo de la noche,
Como un fantasma de átomos y tiempos detenidos,
Llegaste.
Oh!
Estática estrella,
PÉNDULO DEL UNIVERSO
mágica frecuencia alucinante
Enamorada.
Abres las puertas del infinito amor,
Y te conviertes en el fuego
de nebulosas presencias,
Para alegrar mi vida.

Oh!
Mágica mujer
Ámame...
Con tu suspiro lento y profundo
De manos acariciantes.








ELEFANTES



Me arraigo en el lenguaje de las cosas
En el souvenir discurso del momento.
Alguidos los fuscìpulos del tiempo
Ahorradores de voces y sonetos
Las cosas por si solas son ausencias,
Alegorías,
De pan de colorzuelos y....coloretes.
O de uñas largas simplemente
y de ojos amarillos
Como el mar.

Me arraigo en el sentir
En el ethos disonante
En el pathos y en el logos
De la cófrade del sabio  hierofante,
Del que grita y no se ríe, del ignorante,
Me arraigo por arraigo
En El URCUMPULO
y fáustico desasosiego milenario.

Arredro contra el farsante y el abrojo,
Soy espada de dos filos y elefante,
Que ruge y pisotea
La ignorancia y el despojo,
Del escapulario disoluto del farsante.








ISLA NEGRA


Que gran honor para estos hombres!
GERMAN Y ALEJANDRO
Ser nombrados en silencio
En un libro de Neruda.
Como haberles hecho un monumento
 de palabras!

Nombró también:
El jueves de la costa, los martillos,
Las botellas,
La madera y el clavo,
Las vigas y las piedras,
La arandela.

Alejandro,
Sopesando el adoquín, de frente al viento de Oceanía.
Y,
( como lo dijo el poeta)
"Cortando las uvas del granito"
Para mampostear su mundo...
Fue el insigne, maestro de la obra.

Y Germán, el arquitecto,
Que diseñó
La casa en la arena,
(En la Isla negra)
Hizo de ésta,
También un poema.
Que después,
Como las olas del mar llenan las playas,
Se llenó de mascarones,
De barcos naufragados,
Historias, leyendas,
Y versos que,
 como albatros de alas gigantescas,

Surcaron los cielos de la poesía.









GATOS NEGROS


Quizá,
Precisamente...
El matiz acuoso y enigmático,
De los GATOS NEGROS,
O en la última instancia resignada,
Se extiende un fatigoso acto,
De luz,
Y sombra.

Los colores negros,
Son,
las magias orgiásticas DALÌDIANAS,
cuasi... perfectas!

El vuelo de una silla,
El hombre levitando,
El círculo en el aire,
Arrebata el colorido,
De la historia.

La sombra y la luz,
El agua,
Y el pristimo momento,
Se baten en un duelo,
Sin espadas.

Es un mundo interior:
Complejo,
Simbólico,
Auténtico,
De volátil figura.
Que rebasa
El mundo biselado,
De la GALA desnuda.

Tres gatos...
Ahorran los defectos,
Del onírico desahucio de las horas,
Y el hombre que levita en la escena,
Ha pintado un blanquinegro,
Equinoccio de agua.
Sorprendente!...


Todos los derechos reservados © Roberto Rochin Suárez, 2o16  





Roberto Rochin Suárez nació en el Puerto de Veracruz, México, es Técnico Industrial e Ingeniero civil.
Desde el 2010 es residente canadiense y pertenece al grupo de música latinoamericana en Canadá El Encuentro.

Ha incursionado activamente en poesía y composición musical, escribe para varias revistas virtuales en español, tiene editado tres libros de poemas: Poesía Geométrica,  Agualuz y Gotas de Sol.


Actualmente tiene listos para publicar dos libros de cuento corto y un poemario.

1 comentario:

  1. Juan Calero Rodríguez23 de febrero de 2016, 3:38

    Buen poeta, me satisface su inclusión en esta colección 'Palabras escritas por dentro'

    ResponderEliminar