miércoles, 29 de enero de 2014

COMPAÑÍA ANTES DE LA MEDIA NOCHE



Por Yamila Saumell

Llegó como siempre.  Le gustaba aquel parque con sus árboles verdes y tupidos a pesar de los comentarios de aterrador.  En sí, lo que impresionaba eran sus bombillos opacos y el susurrar de las hojas que alguien alguna vez dijo… era la voz de los espíritus en pena.  Allí se concentraban las creencias sobre el cielo y el infierno, los ángeles y los demonios.
Él no era creyente.  Aunque su mejor amigo se dedicaba a defender los auténticos valores del espiritismo, una vez le dijo… “todos los seres vivos nacemos en este mundo para cumplir una serie de funciones determinadas.  Ese es la karma que debemos cumplir en esta vida…”


El no entendía nada sobre el karma.  Pero allí estaba Ernesto para insistir… “son las vidas que todos hemos vivido en el pasado y en la que hemos ido dejando hechos pendientes, un día entenderás…”.
Solo que a el, lo que le importaba era el presente… sus palabras favoritas eran… “gocemos mientras estemos aquí; pues ignoramos cuanto durara nuestra existencia”… Además sobre el caían como torrentes aguacero los comentarios… “este Felipe, es un hombre extraño… ¡mira que ir todos los días a media noche a ese parque! – decía Bertha, la peluquera del barrio, que según ella no se le escapaba nada de lo que ocurría en su ciudad.  Felipe no creía en espíritus ni aparecidos, concentraba todos sus pensamientos sobre la vida presente; por lo tanto no se preocupaba en susurros, ni en sonidos de cadenas.  Eso se lo dejaba a las películas de terror.

A él le gustaba aquel parque, porque podía ver las hileras de bancos a cada lado del camino, con su luz amarilla y los troncos gruesos de los altos árboles y el silencio que allí reinaba lo cautivaba, pues le permitía meterse de lleno en su poesía.

Cuando cierre los ojos
al beso de la muerte
y con la noche insondable
vaya mi alma a vagar. . .
Cuando me quede inerte,
y cual pájaro herido
mi corazón doliente
deje de palpitar…
Entonces!!!.....ay! entonces
mi alma estará a tu lado
será luz, será brisa … murmullo, suspiro … y lograre
el anhelo
que obsesiono mi vida;
besarte dulcemente,
besarte sin cesar.

Que poesía!.¿Quién es el autor?. Lo busca, pero no lo encuentra.  Siente escalofrió.  ¿Por qué, lo ha impresionado? …Vivimos, pensamos, ahí, lo positivo; moriremos, esto no es menos cierto.  Tose Mira los árboles, ni una hoja se mueve.  Siente que un aire frio lo envuelve … ¿Cuándo dejamos la tierra, a dónde vamos?, ¿Qué pasa Felipe? –sonríe- ¿A qué viene esa bobería?.  Si tu solo crees en el presente! … Ay mi madre, y ese olor a flores!!!. ¿De dónde vendrá?.  Esto no me gusta!.  Mejor me voy!!!
Felipe estaba pálido.  Su burla llegaba a ser sarcástica, cuando le decían que aquel sitio estaba embrujado y ahora, ¿Qué le ocurría?.  Nunca había sentido nada. Ni tan siquiera temor!... Por qué carajo, había leído aquel poema!!!!!.  Quizás fuera una invocación a los muertos?!!!.

-         Hola!!... ¿Qué lees?
El libro cae al piso, no sabe qué hacer.  Siente que tiembla.  La garganta se le seca y las cuerdas vocales no quieren emitir ni un mínimo sonido.
-         Te has puesto pálido – su vos era suave
Allí está de nuevo el penetrante olor de flores.  Abre la boca articula y … casi en un susurros le oye decir.

-           Yo… yo no…
-         ¿Tienes miedo?
¿Miedo?. Miedo el!!!..... Carajo, lo que tiene es deseos de salir corriendo !!!!
-         ¿Miedo?,… por que iba a tenerlo … ¿De dónde saliste que no te sentí?
-         Por qué preguntas tanto. ¿Te asusto?
-         No!!!...no.  T e ves tan delicada y linda – siente que se va controlando- Estaba leyendo este poema que habla del amor y la muerte, sentí un escalofrió y ese olor a flores cuando apareciste. ¿No lo sientes?
-         No. ¿Y eso te asusta?
-         Dicen los viejos, que eso trae muerte.
-         Y tú le tienes miedo a los muertos?

El no cree, nunca lo ha hecho.  No se sabe ni el Padre Nuestro.  Su madre nunca tuvo tiempo para ensenárselo.  Solo vivía pendiente de ella.  Recuerda que su amigo Ernesto, una vez se lo copio, diciéndole … “La oración es un invocación.  Orar es hallar paz y tranquilidad en nuestro espíritu y bienestar en nuestro cuerpo.  Toma, apréndetelo ¡!!... y cuando tengas miedo, repásalo mentalmente.  Te hará bien…”. Si le hubiera hecho caso a Ernesto!. Cuanto lo necesitaba ahora!!!

-         No, no no le temo a los muertos, porque no existen.
Ella sonrió.  Su voz era clara y dulce.
-         ¿Te gustan las flores? – le pregunto
-         Si, son tan bellas como las mujeres.

-         A mí me gustan las flores blancas …¿Mo cogerías aquella?
-         Por supuesto – se inclina, arranca la flor.  Se vuelve con la mano extendida…
No hay nadie.  ¿Qué broma es esta?. Un erizamiento le recorre la espina dorsal.  Comienza a caminar.  Nuevamente los erizamientos, mas definidos que antes.  Siente murmullos.  Tonterías!!!... Es la brisa del aire en las ramas de los árboles, lo que da esa sensación.  Pero las hojas no se movían!!!.  Comenzó a caminar más aprisa.  El silencio era sepulcral.  Era lo que más le atrio del parque, pero ahora lo sentía diferente, infinitamente horrible.  Su sangre coagulaba.  Su pulso se debilitaba…

-         Hola!!!
Se tambaleó, sintió una delicada mano deslizarse en su brazo.  Las luces estaban menos brillantes, por lo que no podía ver bien su rostro.
-         Diría que yo te espanto.
-         Y no es para menos.  Apareces y desapareces como por arte de magia.
-         La magia es u arto.  Pero no es real… Por qué no me invitas a un café?
Al fin estaban saliendo del parque.

Ello insistió
-         Invítame a tomar un café!... –lo mira- Porque me tienes tanto miedo?
Su voz era ahora más profunda, más firme.  Por qué temerle a una bella mujer?
-         Está bien.  No te importaría que fuera en mi casa.  Es tarde en la noche y todo está cerrado.
-         No…, no importa… pero apurémonos!!!
Que pasaba?. De pronto ella estaba nerviosa. Pero bueno… la vida estará llena de conceptos extraños … y a las mujeres quien las entiende!
-         Discúlpame…, estoy algo nerviosa.  Temo de algo que me persigue, pero no sé qué es.  Me siento inquieta.  Presiento como un peligro, como se mi vida tocara a su fin ¡!!
-         No te preocupes y salimos del parque, yo tuve esa misma sensación …..
Comenzó a sentir miedo el también.  Que le estaba pasando que no podía imponerse a sí mismo.
-         Esta es mi case!... – abrió la puerta y la invito a pasar.  Dejaría la puerta abierta, para evitar malos entendidos.  A ella no le importó.  Se mostraba cada vez más intranquila. Él se fue a la cocina hacer el café. Desde allí, la observaba. Preguntaba casi seguido la hora.  Solo faltaban tres minutos para las doce. De pronto le entro un acceso de pánico.
-         Tengo… tengo que irme!!... No hay tiempo.  Mi vida toca a su fin. Ignoro el motivo, poro tengo que miedo… mucho miedo!!!!!. Acompáñame hasta la puerta y no me pierdas de vista!
-         Y el café?!
-         No hay tiempo.
-         ¿Y esa luz?... ves esa luz tan brillante?!!!
-         No me pierdas de vista… Adiós…!!!
-         Pero, ¿Por qué vas hacia esa luz?!!!... espera…espera…!!!
Unas sacudidas por el hombro lo hicieron abrir los ojos. Allí frente a él, algo perturbado estaba Ernesto. ¿Qué le decía?... “te has quedado dormido en el balance, y con la puerta abierta … que eran alrededor de las cuatro de la madrugada, y le hacía falta que lo llevara en el auto a la casa de una amiga, pues había ocurrido un accidente alrededor de la media noche….. Había sido horrible ¡!! ….. La hija de su amiga ….. Siguió torpemente a Ernesto hasta el auto.
Se detuvieron frente a una casa con grandes ventanales de cristales verdes, rodeada por canteros con flores blancas.  Tocaron el timbre. Una mujer ojerosa se abalanzo al cuello de Ernesto con gran desesperación.
-         Esa foto ¡!!!! ….. Esa foto!!!!! …..
Era Felipe que desde la puerta y con ojos desorbitados veía como lo observaba desde aquel cuadro un rostro de mujer.



 Yamila Sofía Saumell (Manzanillo, Cuba 1966) Obtuvo Premio en Cuento con el título 5-5317 y Reconocimiento en Poesía en el Concurso Literario "El Amor en estos Tiempos", dado n Manzanillo en el 2002. Premio en el concurso Literario "Luz en Flor" de la Casa de Cultura de Manzanillo en género Epistolar en 1995. Mención en el género cuento del concurso Literario "El amor en estos Tiempos", del año 1997. Mención en Cuento Manuel Navarro Luna, que convoca cada año El Centro de Promoción Literario de la Ciudad de Manzanillo en el año 1987. Mención en cuento en el  Concurso Juan Francisco Sariol del año 1987. Fundadora del grupo de Teatro Ategua, bajo la dirección de Onay Matos en la ciudad de Manzanillo. En el año 2003 obtiene el certificado de Guión Radial por el ICRT, Centro de la Radio y de la Televisión. Con diecinueve años de trabajo en Radio Granma donde obtuvo Reconocimientos como Directora de Programas en la programación del verano 1999 de dicha emisora y Reconocimiento del 1er Festival de Verano de 1999 de la Radio Manzanillera y Diploma por cursar y aprobar los estudios correspondiente de Actuación Radial en el año 2003. También durante diecinueve años hizo Locución Radial y Dirección de varios programas musicales, Guionista y Actriz Radial. Actualmente pertenece al Grupo Literario Da Capo. Radica en Estados Unidos, Albuquerque, Nuevo México


No hay comentarios:

Publicar un comentario