jueves, 18 de julio de 2013

IRELA CASAÑAS HIJUELOS. POEMAS.


IRELA CASAÑAS HIJUELOS (Santiago de Cuba, 1980)



Poeta y ensayista. Poemas suyos aparecen en las revistas y antologías tales como Ámbito, Diéresis y Amnios, El sol eterno (Ediciones La Luz 2009) y La isla en versos (Ediciones La Luz 2011), Río hondo (México), Gargantúa (Honduras), Catalyst (Nueva Zelanda), Antología de la nueva poesía cubana (Perú), In our words (Estados Unidos) y El sagrado silencio del valle (Canadá). Artículos de temas culturales y sociológicos aparecen en las revistas cubanas Diéresis, El mar y la montaña y Ariel.
Es egresada de la sexta edición del taller de técnicas narrativas convocado por el Centro de Formación Literaria “Onelio Jorge Cardoso”.
Su poemario Manual del Triunfo fue publicado por Ediciones Holguín en el año 2006. Ha publicado Testimonio del margen (ensayo, Ediciones La Luz, 2011). Su libro de ensayos Sociología y literatura dos caminos para conocer la irreverencia, fue publicado por BLACK DIAMOND EDITIONS en el 2013.




VERANO



Qué estúpida muerte hubiéramos tenido
mis amigas y yo en la playa incivil.
Habíamos alquilado un carro surreal estábamos
felices pedaleando
queriendo dar velocidad a la chatarra
al borde de la costa falló la fantasía del timón.
¿Quién manejaba, Dunia?
Dunia es un nombre ruso.
Hubiera ido a la cárcel pero no estaba ebria
sólo nos parecía divertido.
Por algo milagroso no caímos sobre el diente de perro.
Si se tratara de Noruega
no habríamos caído desde un fiordo.
Todas las noches era como un carnaval
íbamos semidesnudos  la humedad era intensa.
Un carro de  chatarra tenía forma de avión
y familias enteras pagaban por subir.
En la arena se despedían con emociones
tan auténticas
aunque al llegar al límite el frankestein alado retornaba
otra vez la nave no pudo despegar
pero un viaje virtual pudiera abrir caminos.
La música demoró un poco en romper ese día.
Era verano donde siempre es verano.
No incordies en verano incordia en primavera.
Salimos a tomar el desayuno
nunca tomamos el avión nos parecía ridículo
y no era tan barato.
Justo allí lo supimos anoche hubo un accidente
algunos que se hartaron
del calor y las moscas decidieron marcharse en plena
madrugada.
La carretera estaba oscura.
La carretera estaba oscura y ambiciosa.
De todas formas nos metimos al agua. Miren la línea
la famosa línea horizontal más allá del atlántico
sabemos que habrá más
¿qué están haciendo ahora?
Eso de dejar ir no es un problema los de acá lo superamos bien
malo desesperar
o no saber cargar la diferencia. Esta sal este sol.
Vamos al carnaval a percibir el miedo
no es igual esta noche hay rumores no son los de las olas
ese no. Llevamos mucho tiempo junto al mar.
Nos enteramos que apareció el responsable máximo del hecho
solo era un tipo joven que trabajaba en vacaciones.
No había luna esa noche falló la fantasía de las luces.
Encontraron el cuerpo del hombre en la cuneta
dicen  nada de alcohol en realidad
en realidad ahora está muerto
los insectos no hicieron su trabajo no parecía dormido
eso es un cuento.
Murió silbando esa canción Wish you were here
de Pink Floyd. Se sabe por la forma de sus labios.





FELICIDAD OBLIGATORIA.


                         por Norman Manea


Hay una fila inmensa para comprar la carne
pero qué hermoso luce el Sol después de haber llovido.
Un barco de papel ha tapado el tragante
la madre no comprende cuánto importa.
No llores por el barco y aliméntate
si te castigo hoy solo es por tu futuro
si te interrogo cada día es para que no te olvides de quién eres.
De nada vale el grito si los demás se callan.
Paciencia
esa es la clave
come
descansa
infórmate
y que pasen los días.
Aprende de tu madre que ni pierde ni gana
y aguarda a que el disparo
salga del pecho de los otros.





PAN Y CIRCO



No confío en los griegos aunque traigan regalos.
De los romanos no me fío aunque me llenen el estómago.
Detrás de la sonrisa no está la bienvenida.
Si una columna se derrumba no será sobre el dueño.
Nunca olvides que en la arena quienes mueren son hombres
y que los hombres de palacio no mueren en la arena.
No confío en la sombra que no se mueve con el Sol
ni en el soldado cantando sus heridas.
Si el dolor es la meta es mejor el olvido
antes que la medalla sobre el pecho sin carnes.
Yo desconfío de ellos con sus definiciones.
Ellos
tanto en el cielo como en las piedras de la noche
ocultando el camino y también el atajo
celebrando sus grises como tonos flamantes.
Si me vieran bailar al ritmo de sus golpes
solo será plantada sobre algún zinc caliente
como los osos amaestrados
del viejo circo ruso.





ESTACIÓN PARA PENSAR



Ya se siente el calor que vendrá.
Las nubes cubrirán nuestro cielo cercado
pero no habrá aguacero suficiente
para aliviar el polvo capital.
En cada amanecer
un nuevo loco será visto andando
y muchos pensaremos así no quiero terminar.
Porque sabemos
que algo se ha roto muy adentro
Algo que debería calmarnos ya no está.
Empezamos a sentir ese temor
por lo que puedan decir nuestras bocas
y lo que puedan ver nuestros ojos
si finalmente la lluvia los aclara.




 REVERENCIA


                       por Rabindranath Tagore


A mí me gustaba tu lenguaje calmado, cuyas imágenes abrían la vida de una vez. El amor de los hombres se encontraba junto al descanso laborioso de los árboles, y todas las edades de la tierra eran cantadas por tu voz de maestro.
Tú contemplabas la prisa de occidente, donde la muerte es un misterio que nos impide reposar. Donde el alma se vende junto a las pieles de los tigres que tu reverenciabas.
La misma vida franca corría entre los dos y nos hacía escribir nuestros asombros. Yo te escuchaba junto a la multitud hambrienta de placer, con la sequía del asfalto sobre el cuerpo. Tú lo escuchaste todo mucho antes y te apartabas para volver a ser.
Solo que el odio que sobre mi dictaba era ignorado por ti.
Y la serenidad que a ti te renacía siempre será para mí la ceremonia inalcanzable.



Derechos reservados © Irela Casañas Hijuelos, 2013.





No hay comentarios:

Publicar un comentario