sábado, 1 de diciembre de 2012

ELOGIOS CONTRA MÍ




El 25 de mayo de 1970 mi madre
sobre una lápida fría semejante a una mesa
de parto abrió con dolor las piernas y el parto
fue un bello difunto.
Esta es una historia aterradora pero
cierta, yo nada sé, nada he sabido,
sólo contemplo como nace la luna por los ojos,
porque estoy convencido que en mis grandes y
dementes ojos la luna nace.
Ahora, en el mismo instante mientras
todos piensan que soy un muerto y esperan la
pudrición, debo recordar que no temo.
No, a nada que sea ajeno temeré, de nada
que por dentro se descomponga seré dueño. 
Es acaso que por esto no me quejo
y sigo tendido como un hermoso muerto
con la lengua llena de pájaros
devorando mi nombre degollado.
Todos me creen, terriblemente muerto,
han visto mi cuerpo podrir
sin una respuesta que apuntale los huesos,
 han percibido  como se fermentan  los órganos
 y la sangre.
Todos, incluso aquellos a quienes no conozco
comentan y hablan de mi muerte
        bajo la densa luna que nace.
Es que soy un hermoso muerto que comienza
a comprender su nacimiento
y no sabe qué hacer con tanto odio molido
cortando en listas la garganta,
sino contempla cómo hinchado crezco.
La muerte es lo único verdadero que
poseo, en su engendro, el cuerpo desollado brindo.
Pero no temo, a nada he temido y es por
pudor que desde el fondo del alma maloliente
susurrando exclamo:
Mi pudrición también os pertenece.
Es vuestra. 
¡Oh!, sino contempla como la luna
desciende igual por tus ojos.






Derechos reservados © Claudio Lahaba
Tomado de mi libro Del Silencio y otros Corderos



                        









3 comentarios:

  1. Profundo, con esa mirada que va más allá de lo vano y absurdo, con esa verdad que cala en los sentidos...

    ResponderEliminar
  2. Montse Caro Florido21 de junio de 2016, 17:29

    yo diria lo siguiente..
    Aunque me crean muerto
    soy un muerto viviente
    en mi proceso he despertado diferentes estadios de mi ser
    ahora.. me entierro en ese Ocaso.. perfecto
    silencio..
    posble.. Reenacer..

    ResponderEliminar