martes, 27 de noviembre de 2012

DIALOGO FRENTE AL ESPEJO A ESPALDAS DE LA PRIMERA MENTIRA QUE NADIE DIJO. Claudio Lahaba

 
 
 
                                            "to be or not to be".
                                                             Shakespeare.

 
POLIEDRO:   Mostrado   no   de  nadie  ni  de todo. Primero
ser   sin   tener;   fregadero  esponjoso, lino   de   vidrio  y
pared   reciclada.    Cuarta dimensión,  asco con sed y veis
que extraña  mañana  agita  la jauría que el viento teje, los
hilos  del  ojo,  inodoro  abajo,  telaraña  y  bombilla,  fría
piedra alumbra sutil, caliente espuma.

 
SOMBRA:  Noche de por nacer quiebro; en  la  cúpula
Ángeles y murciélagos copulan. Es el ojo  eructado, es 
sangre del  ácido esplendor que vierto  y  a la  caída infringe.

POLIEDRO: Mirad atrás, mirad que limpias las manos del
bulto,   podredumbre  y   espaldar,   cabezas  succionadas,
la  pata descolorida del rectángulo.

SOMBRA: Herrumbre.

POLIEDRO: Juega a Dios, juega a cortar la cabeza contra
cara de terror y usura. Maloliente tarja y la suma antigua de
los vasos sagrados, creencia  del  vuelo en el fondo y arriba,
de  polvo  abajo lo inusitado, ceniza de árbol podado si
abiertas las puertas temen que el miedo y escarcha del pez
aparezcan.

SOMBRA:  Parimos lo oscuro, nada somos, parimos lo
oxidado  siempre vamos; a dónde volvéis,  a  dónde, que lo
oscuro gire alfarero en los campos desiertos  del  miedo.
Sembramos brazos, relojes y  las  casas  antiguas  también
sepultadas. Un giro  de  costado  respira el silencio; el agua
grita soldado el  agua  lenta empuja. A qué infundir una gota
de tiempo  la   memoria agujereada cayendo, y la época es
otra  los  Leones de aceite comienzan a hervir. En el fondo de
la  ciudad  un  hombre  como  un  perro  de  brazos
clamando: Qué somos, a dónde fuimos si el ir  jamás 
imaginamos.

POLIEDRO: Un castillo para adorarme no un templo he
construido;   en   las   calles   se   respira   la  transparencia,
es un pájaro barnizado de  luz  que  escupo y exijo, una
cadena que muevo desde lo  alto   donde estoy para que en la
altura mi rostro con  el  de  Dios  se confunda; una línea
azul,  un  parque  inundado de humo y parvedad, las plantas
de vinil y  el alumbrado de gamuza multicolor para alabar.
Qué oiré‚ qué dejaré de oír y escuchar.

SOMBRA:  Por este medio le comunico que hoy  es  un  día
especial y no teniendo más licencia sin  sueldo  acudo  al
llamado, acudo a la certeza  microscópica de estar alerta.

POLIEDRO:  Cuatro  caballos sin fuerzas  no  cuatro  jinetes
son  los  que  necesitamos,  que  halen  sin   aliento los
turrones de luz, que muevan los ríos  y  las selvas, oh, que a
patadas saquen el  Armagedón,  el filoso grumo, la esbelta
resonancia de las horas  en  cuya  membresía  esperamos.
Cuatro  gordos   y  hermosos alazanes o la bestia inmunda
en calidad de  préstamo.

SOMBRA:  Coronadme he sido y soy. Ego sum  qui  sum
rodando la manzana pensar en el suicidio es extraño  la
gloria conozco no engañe más mis ojos que  nada  ciegan
piden:

 

 

                            Trozo de lodo carnicero                 
                           semilla durazno y gondolar
                           la cúpula en ceguera ocular
                           para del mar ser el primero.

 

 
POLIEDRO:  Conozco  que  conociendo  caigo,  caídos hablar
dónde diré, áspid, estrella, yema de cal.

SOMBRA:  Una  sola quiero una  cara  lunar,  óvalo,  espacio
más dimensión quiero.

POLIEDRO: Tenéis lo soñado, sin con soñar infundes
apetecido y onírico empeño.

SOMBRA: Una oscura pradera tampoco me convida.

POLIEDRO:  Patria  puede ser humanidad,  la  bolsa
colgante podría ser; qué puede ser lo que sin haber  sido y no
siendo ya es.

SOMBRA: Let it be.
 
 




Derechos reservados ©  Claudio Lahaba.
Código de registro: 1210032453364
Safecreative.org
 
 



 

1 comentario: